Seleccionar página

Runtinas Antiinflamatorias

1. Establece límites con la tecnología

  • Acción : Apaga todas las pantallas una hora antes de dormir. Considera utilizar filtros de luz azul o gafas que bloqueen la luz azul si debe usar dispositivos electrónicos por la noche.
  • Beneficio : Reducir la exposición a la luz azul mejora la producción natural de melatonina, la hormona que regula el ciclo del sueño, lo que ayuda a conseguir un sueño más profundo y reparador, crucial para regular los niveles de inflamación en el cuerpo.

2. Modera el consumo de cafeína

  • Acción : Consumir cafeína solo durante la mañana y evitarla completamente después del mediodía para asegurar que no afecte tu ciclo de sueño.
  • Beneficio : Esto ayuda a mantener un ritmo circadiano saludable y evita el aumento de cortisol por la tarde, lo que puede ayudar a mantener los niveles de inflamación bajo control y mejorar la calidad del sueño.

3. Optimiza Tus Bocadillos

  • Acción : Elige snacks que sean altos en fibras y nutrientes, como frutas frescas, mezclas de nueces sin sal, o yogur griego con una cucharada de miel natural.
  • Beneficio : Estos alimentos son ricos en antioxidantes, vitaminas y minerales, que ayudan a combatir la inflamación, y su contenido de fibra mejora la digestión y la salud intestinal, reduciendo la inflamación y otros síntomas digestivos.

4. Incorpora Ejercicios de Relajación

  • Acción : Dedica de 10 a 20 minutos al día para practicar técnicas de relajación, como meditación guiada, yoga o ejercicios de respiración profunda.
  • Beneficio : Estas actividades disminuyen el estrés físico y emocional, lo que puede reducir la liberación de citoquinas inflamatorias y otros marcadores de inflamación en el cuerpo, mejorando tu bienestar general.

5. Aumenta la Actividad Física Ligera

  • Acción : Configura recordatorios para levantarte y moverte durante unos minutos cada hora o incorporar paseos cortos durante tus pausas.
  • Beneficio : El movimiento regular no solo ayuda a mantener el metabolismo activo, sino que también facilita la regulación del azúcar en sangre y mejora la circulación sanguínea, lo que puede disminuir la inflamación y aumentar los niveles de energía.

 

CENAS ANTIINFLAMATORIAS

Aquí comparto contigo tres cenas antiinflamatorios que me encantan, sin harinas ni derivados:

1Salmón a la placha con Jengibre 

Ingredientes:

  • 2 filetes de salmón
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 2 cucharadas de tamari
  • 1 diente de ajo, picado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Berenjenas Rellenas de Quinoa y Verduras

Ingredientes:

  • 2 berenjenas grandes, cortadas a la mitad a lo largo
  • 1 taza de quinoa cocida
  • 1 zanahoria, rallada
  • 1 calabacín, picado finamente
  • 2 tomates, picados
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Orégano seco

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200°C.
  2. Ahueca las berenjenas, dejando un borde de unos centímetros y reserva la pulpa.
  3. En una sartén, calienta un poco de aceite y saltea la pulpa de la berenjena, la zanahoria, el calabacín y los tomates.
  4. Mezcla las verduras salteadas con la quinoa cocida y sazona con sal, pimienta y orégano.
  5. Rellena las berenjen

Crema de Verduras Antiinflamatorias

Ingredientes:

  • 1 calabacín grande, cortado en cubos
  • 2 zanahorias medianas, peladas y cortadas en rodajas
  • 1 puerro, solo la parte blanca, cortado en rodajas
  • 1 trozo pequeño de jengibre fresco, pelado y rallado
  • 1 diente de ajo, picado
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 4 tazas de caldo de verduras bajo en sodio
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • Un chorrito de leche de coco para dar cremosidad (opcional)

Preparación:

  1. En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Añade el puerro y el ajo, sofríe hasta que estén tiernos, aproximadamente 3 minutos.
  2. Incorpora el jengibre rallado y la cúrcuma, revolviendo bien durante un minuto para liberar sus aromas.
  3. Agrega el calabacín y las zanahorias, cocinando durante unos minutos hasta que empiecen a ablandarse.
  4. Vierte el caldo de verduras y lleva a ebullición. Una vez hirviendo, reduce el fuego y deja cocinar a fuego lento durante 20 minutos, o hasta que todas las verduras estén suaves.
  5. Retira del fuego y deja enfriar un poco antes de pasar la sopa por una licuadora o usar una batidora de mano para puré hasta obtener una consistencia cremosa.
  6. Si lo deseas, añade un chorrito de leche de coco para darle una textura extra cremosa y un ligero toque dulce.
  7. Sazona con sal y pimienta al gusto. Sirve caliente.

 

 

GRACIAS